Si acabas de comprometerte, estarás eufórica y con unas ganas enormes de decírselo a todo el mundo para que se alegren contigo pero, ¡no tan rápido! Existen determinados momentos o formas de decirlo que debéis evitar.

  • En la fiesta de compromiso de otra persona.

El protagonismo de ese día debe ser únicamente de la pareja que lo esta celebrando o anunciando. Si lo hacéis, ni unos ni otros disfrutareis del feliz momento como se merece y en ningún caso debería ser así.

  • Después de que alguien de una mala noticia.

Es posible que alguien os cuente que ha perdido su trabajo o que tiene un problema de salud o con su pareja y no es el momento apropiado para anunciar una buena noticia que quite importancia a la suya. En caso de que vea vuestro anillo y saque el tema, no os preocupéis si la reacción no es la que esperáis, sed comprensivos.

  • Antes de que sea oficial.

Posiblemente hayáis comentado el tema de la boda o incluso le hayáis echado el ojo al algún anillo juntos. Pero nada de anunciarlo hasta que no sea realmente un compromiso oficial en el que los dos estéis de acuerdo.

  • Si no te has hecho la manicura.

Puede parecer una tontería pero debéis cuidaros las manos y las uñas o no luciréis el anillo como os merecéis. Daos un pequeño capricho e id a que a que os pongan las manos a punto para la gran noticia.

  • Durante una reunión de trabajo importante.

Cada cosa en su momento. Quizás una vez haya terminado la reunión podáis aprovechar que estáis todos juntos para comentarlo o esperar a tener un momento más relajado e el que el tema encaje y de esta manera obtener la respuesta esperada de tus compañeros.