Por fin has encontrado tu vestido y seguramente te ha costado decidirte por uno, has estado mirando una y otra vez diferentes modelos, incluso te has probado muchos de ellos. Pero ya lo tienes, lo has reservado y tienes tu primera cita para la prueba. Perfecto, estas son las cosas que no debes hacer de aquí en adelante.

  •  No sigas mirando vestidos

Llegados a este punto debes dejar de buscar por Internet más modelos, cancela todas las citas que tengas después de haber tenido la cita en la que has encontrado tu vestido y bajo ningún concepto te pruebes más. Ya has tomado tu decisión y seguramente no tengas dudas sobre el vestido, pero llegarán y no debes caer en la tentación. Tu decisión es la correcta. Seguro.

 

  • No se lo enseñes a mucha gente

No simplemente por el factor sorpresa que obviamente nos gusta a todos sino porque esto seguramente  de lugar a opiniones que pueden no gustarnos y más si son de gente cercana, podrían crear serias dudas sobre tu elección o poneros tristes ya que, especialmente ese día, queréis gustar y que los demás lo vean.

 

  • No olvides los accesorios

Una vez elegido el vestido, queda completarlo. Es el momento de buscar zapatos, joyas, velos… todos los complementos que quieras elegir para tanto tu vestido como tu look sean únicamente tuyos. Y si por algún casual ya los tienes no dudes en llevarlos contigo a la primera prueba de vestido para ver si te gusta como combinan.

 

  • No hagas demasiada dieta

No debes obsesionarte con tu peso. Si ya tienes el vestido que te sienta genial con el peso que tienes, una considerable perdida de peso lo arruinaría y dejaría de ser tu vestido ideal. Por supuesto podéis y debéis cuidaros para no coger peso o incluso perder algún kilo pero no lleguéis al punto de cambiar vuestra imagen.