Ya sea por el contraste de un tono de piel más tostado con el blanco del vestido o simplemente porque se acerca el veranito, muchas novias quieren tener su piel un poco bronceada el día de su boda. No hay ningún problema, echa un vistazo a estas opciones y elige la que más te guste.

  • Autobronceadores.

Debéis ser disciplinadas con esta opción, por un lado tenéis que escoger el formato que prefiráis(crema, toallitas, espray) y por el otro lado, usarlo cada día y distribuirlo con cuidado y de manera uniforme para que no haya manchas ni cambios de tono consiguiendo así el color deseado. Una vez conseguido, usadlo cada dos o tres días para simplemente mantenerlo.

  • Rayos Uva.

Con este método no tendréis ningún problema con respecto a la uniformidad del tono, sin embargo, busca un centro de estética especializado donde te aconsejen correctamente y te recomienden el mejor tratamiento para tu piel. No debéis abusar de este método para evitar el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de melanomas, entre otros problemas. Todo con medida siempre.

  • Bronceado con caña de azúcar.

Antes de realizar este tratamiento o técnica más natural es muy recomendable que exfolies bien todo tu cuerpo y posteriormente lo hidrates para que el bronceado sea uniforme. Se lleva a cabo con DHA, un derivado de la caña de azúcar totalmente natural que reacciona al entrar en contacto con la queratina de nuestra piel produciendo un bronceado sin afectar a la melanina por lo que es totalmente inocuo.

  • Bronceado con aerógrafo.

Mucho mejor que un autobronceador, más rápido y más fácil, podéis encontrarlos en centros de estética especializados y te permitirá unificar el tono, borrar manchas y marcas de bikini indeseadas y lucir un tono precioso similar al que te daría el maquillaje.